―El profesor Palacios, del CSIC, hace un riguroso informe sobre la grave incidencia de la cementera en Carracedelo, Cacabelos y Toral de los Vados

―“La alta incidencia de cáncer de estómago en hombres en un radio de 5 km desde Cementos Cosmos refleja una situación de extrema gravedad”

―La cementera de Toral está entre las 5 cementeras españolas que más hidrocarburos aromáticos policíclicos y benceno emiten al aire

―Bierzo Aire Limpio pide un estudio epidemiológico exhaustivo y un debate institucional y ciudadano sobre el derecho a la salud

Enlace al ESTUDIO DEL PROFESOR PALACIOS.

Enlace al INFORME DE LA CONSEJERÍA DE SANIDAD.

Enlace al artículo SOBRE CÁNCER EN CEMENTERAS.

En septiembre de 2019, un colectivo ciudadano ―formado por familias cuyos colegios están próximos a la cementera de Toral de los Vados, vecinos, agricultores y consumidores, hasta un total de 553 firmas, y con el apoyo de los grupos ecologistas bercianos― solicitó a la Consejería de Sanidad de Castilla y León un estudio epidemiológico sobre la mortalidad por cáncer y enfermedades respiratorias en Toral de los Vados, Carracedelo y Cacabelos.

La Consejería de Sanidad emitió el 26 de febrero pasado un informe breve, de apenas ocho páginas ―que no es propiamente un estudio epidemiológico―, cuya conclusión decía “que no ha identificado exceso de enfermedad y mortandad por cáncer o enfermedades respiratorias en los municipios analizados”. El texto de la Junta no documenta las fuentes de los datos ni contiene referencias científicas; también se desconocen los autores del informe, refrendado por la Directora General de Salud Pública.

Claramente insatisfechos con esta conclusión, y más preocupados aún por la falta de rigor de la Consejería de Sanidad, el colectivo ciudadano solicitó un dictamen al profesor Fernando Palacios, Científico Titular del CSIC desde 1986, autor de decenas de trabajos sobre patologías asociadas a cementeras, conferenciante internacional de prestigio y asesor de plataformas y colectivos ciudadanos.

En su «Evaluación del Informe de la Junta», el profesor Palacios revisa los datos aportados por la Consejería de Sanidad, refuta las carencias del informe de Valladolid, aporta un sólido andamiaje científico y formula una serie de recomendaciones, que deben ser tenidas en cuenta por las Administraciones locales y autonómica. El Colectivo ciudadano de Toral y la ong ecologista Bierzo Aire Limpio hacen suyas las conclusiones ―rigurosamente científicas y documentadas― del profesor Fernando Palacios, y transmiten su mensaje demoledor y muy preocupante a la Junta de Castilla y León, a los ayuntamientos de Toral de los Vados, Carracedelo, Villafranca, Corullón y Cacabelos ―y por extensión a todos los del Bierzo―; a los profesionales sanitarios de Atención Primaria, y a toda la sociedad berciana.

Más muertes en Carracedelo que en Toral

Según el Informe de la Junta de Castilla y León, hay más muertes (casi el doble) por cáncer y por enfermedades respiratorias en Carracedelo que en Toral de los Vados. Este dato sorprende al profesor Palacios, y a cualquier observador sin necesidad de ser científico, pues Toral está más cerca de la cementera de Cosmos ―a una distancia entre 0,5 y 1,6 km― que Carracedelo ―entre 2,6 y 3,5 km de distancia―.

Sin embargo, no sorprende a la Consejería de Sanidad, “que no aporta ninguna explicación sobre las razones por las cuales la mortalidad por cáncer es mayor en Carracedelo, que en Toral de los Vados. Este hecho tiene interés y se le tendría que haber dado una explicación, porque a primera vista da la impresión de que la instalación no produce afecciones en la población más cercana, lo cual se podría utilizar como argumento sobre la inocuidad de la instalación. También justificaría que los informes municipales para la concesión de la Autorización Ambiental Integrada los aporte el Ayuntamiento de Toral de los Vados, así como la licencia de la instalación, y que el municipio de Carracedelo no intervenga en el procedimiento”.

Además de pasar por alto este asunto, el Informe de la Junta ―afirma Palacios― “no analiza si existe relación entre las emisiones de la cementera Cosmos y la mortalidad por cáncer en los tres municipios, que es una de las principales preocupaciones de los vecinos y vecinas de Carracedelo y Toral. Tampoco aporta información comparativa de los casos de cáncer en Toral de los Vados, Carracedelo y Cacabelos con los de otras localidades del Bierzo, información que permitiría a los vecinos y vecinas de Carracedelo y Toral de los Vados tener argumentos más robustos para defender su derecho a la salud”.

“Los afectados por la cementera están desasistidos por parte de las Administraciones, que tienen que velar por su derecho a la salud. En el tercer párrafo de la introducción, el informe de la Junta menciona que la Consejería de Sanidad no ha tenido otro conocimiento previo de la preocupación vecinal hasta el escrito del Colectivo de familias en septiembre de 2019. La preocupación vecinal en la zona afectada viene de antiguo ―recuerda Palacios―. En 2011 ya hubo una manifestación en contra de la actividad de la cementera a la que asistieron más de 10.000 personas”.

La rosa de los vientos del Bierzo

Para encontrar alguna explicación científicamente válida al hecho extraño ―obviado por la Junta― de que haya más mortandad en Carracedelo que en Toral, el profesor Palacios ―con rigor, pero sobre todo con sentido común― analiza la rosa de los vientos de Ponferrada. “En la zona existe alrededor de un 40 % del tiempo anual de calmas, y los vientos dominantes, principalmente suaves de 2-4 m/sg, que discurren del oeste hacia el este, comprenden más de un 30 % del tiempo anual, casi un 35 %”.

“Los vientos dominantes oeste-este transportan las sustancias tóxicas, además de polvo, escorias, mineral, etc., hasta distancias de 10 km y mayores. En la fábrica de cemento Cosmos, situada en el término municipal de Toral de los Vados, existiría una afección por las emisiones durante las calmas atmosféricas hasta 3 km aproximadamente de la instalación, que incluiría los cascos urbanos de Toral de los Vados y Carracedelo. Mientras en Toral de los Vados existiría afección también por efecto de las fuentes secundarias. Y en Carracedelo, a la afección durante las calmas se añadiría la de los vientos dominantes. Por lo tanto ―concluye Palacios―, en Toral de los Vados existirían afecciones durante un 40 % del tiempo anual, correspondiente a las calmas, y en Carracedelo durante un 70 % del tiempo anual, sumados los porcentajes de tiempo anual de las calmas y de los vientos dominantes que circulan de oeste a este. En base a estos datos se puede explicar el hecho de que Carracedelo tenga una mayor afección de cáncer que Toral de los Vados, debido a un mayor tiempo de exposición de las personas que viven en Carracedelo a las sustancias comprendidas en las emisiones de la fábrica de cemento”.

Tipos de cáncer

Los datos del informe de la Junta de Castilla y León reflejan que en Toral de los Vados y Carracedelo las causas de defunción tumoral más frecuentes en hombres fueron los canceres de pulmón, tráquea y bronquios seguidos de próstata y colon y en mujeres los cánceres de mama seguidos por páncreas, colon y vejiga.

“Estos datos de la Junta coinciden parcialmente con la publicación científica del profesor García-Pérez [publicada en Chemosphere en 2015], quien aporta datos, estadísticamente significativos, de riesgo relativo de morir de cáncer en localidades situadas a menos de 5 km de cementeras. En el caso concreto de cáncer de estómago, el estudio de García-Pérez identifica la instalación de cemento de Toral de los Vados con un riesgo relativo RR 1,83 e intervalo de confianza (1,07-2,84), que es el mayor de toda España. La alta incidencia de cáncer de estómago en hombres dentro de 5 km de distancia de la instalación de cemento de Toral de los Vados, que se señala en el artículo de García-Pérez, y que es un resultado que refleja una situación de extrema gravedad, no ha sido detectada en el informe de la Junta de Castilla y León, lo cual genera dudas objetivas sobre la validez de dicho informe”.

“El informe de la Junta de Castilla y León no determina si la incidencia de cáncer en las tres poblaciones estudiadas tiene relación con las emisiones de la cementera, pues no aporta datos comparativos con otras localidades alejadas. Por el contrario ―afirma Palacios―, el estudio de García-Pérez en Chemosphere sí permite establecer una comparación. En el caso del cáncer de estómago, el riesgo relativo de muerte en hombres por vivir dentro de 5 km de distancia de Cementos Cosmos fue de media 83 % más alto que en localidades no expuestas a emisiones situadas a unos 50 km de distancia”.

“A la vista de los datos, se puede afirmar que el informe de la Junta de Castilla y León es defectuoso porque no ha detectado patologías sumamente graves que se producen en el entorno de la instalación ubicada en Toral de los Vados, y porque no ha evaluado el exceso de riesgo por vivir cerca de la cementera. En definitiva, la utilidad del informe de la Junta de Castilla y León es escasa y no facilita a los vecinos y vecinas de los municipios afectados información relevante de la cementera de Toral”.

Las emisiones de Cementos Cosmos

A continuación, Fernando Palacios analiza los datos de emisiones de la fábrica de Cementos Cosmos en Toral en los últimos doce años, a partir de la Tabla S5 de Datos Suplementarios del citado artículo de García-Pérez, siguiendo la metodología del Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes (el informe incluye un enlace de acceso a los datos). Así, en ese período, la cementera de Cosmos en Toral emite: CO, CO2, nitrous oxide, NMVOCb, NO2, SO2, arsenic, cadmium, chromium, copper, mercury, nickel, lead, zinc, dioxins and furans, benzene, PAHs, chlorine, PM10, total suspended particles, naphthalene, anthracene, vanadium, manganese, cobalt, total organic carbon, ammonia, fluorine, PCBs, antimony, hydrogen cyanide, di-(2-ethyl hexyl) phthalate, thallium.

La Tabla S6 del mismo estudio describe las emisiones al aire y sus cantidades en kg/año de la Cementera Cosmos de Toral de los Vados en base a Datos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas, 2009. Las cantidades de sustancias peligrosas emitidas al aire por la cementera en 2006 fueron: Antraceno (6 kg/año), Arsénico (7 kg/año), Benceno (1.280 kg/año), Cadmio (5 kg/año), Cianuro de hidrógeno (174 kg/año), Cloro (4.220 kg/año), Compuestos orgánicos volátiles no metánicos (50.100 kg/año), Cromo (22 kg/año), Flúor (238 kg/año), Hidrocarburos aromáticos policíclicos (145 kg/año), Mercurio (11 kg/año), Naftaleno (62 kg/año), Partículas PM10 (24.500 kg/año), Partículas totales suspendidas (27.200 kg/año), Plomo (37), Talio (6 kg/año), Ftalatos (63 kg/año).

Muchas de estas sustancias ―recuerda el doctor Palacios― son persistentes y se acumulan en el entorno de la cementera, sobre el suelo, en el agua y sobre la vegetación, de manera que las cantidades acumuladas son mucho más altas que las que se emiten en un solo año. También se bioacumulan en los tejidos y en las grasas de las personas, y de los animales superiores que consumimos. Por ejemplo, 11 kg/año de mercurio quiere decir que en un periodo de 10 años por efecto de la instalación se habrían depositado en su entorno 110 kg de mercurio, lo cual es una situación altamente peligrosa y a muy largo plazo”.

Sabemos por evaluaciones recientes ―por ejemplo, sobre la incineradora de biomasa forestal de Zalla-Güeñes y sobre la incineradora de residuos de Zubieta― las enfermedades que producen estas sustancias en el organismo humano: el benceno causa leucemia, los hidrocarburos aromáticos policíclicos como el antraceno (PAHs en inglés) causan tumores y cáncer, los ftalatos causan cáncer de mama, el arsénico, el cromo y el cadmio causan cáncer, el plomo y el mercurio son neurotóxicos, el cianuro de hidrógeno produce colapso respiratorio o cardiovascular. Tiene interés destacar que según los datos del IPPC (2009) citados por García-Pérez, la cementera de Toral de los Vados se encuentra entre las 5 cementeras españolas que más hidrocarburos aromáticos policíclicos y benceno emiten al aire.

En su Evaluación, Fernando Palacios lamenta que el informe de la Consejería de Sanidad haya ignorado los datos del Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes, los del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas, los artículos científicos publicados sobre el efecto de las cementeras y la bibliografía científica sobre la toxicidad de las emisiones en las plantas de Zalla-Güeñes y Zubieta, habrían resultado fácilmente accesibles para el personal de la Junta de Castilla y León”. Todo ello aparece citado y aportado en el trabajo de Palacios para conocimiento de los vecinos y vecinas de la zona, de la Junta de Castilla y León y de toda la población berciana.

Conclusiones y propuestas de futuro

En el tramo final de su Evaluación, el doctor Palacios concluye: “1º) Existe mayor incidencia de cáncer en Carracedelo que en Toral de los Vados. Carracedelo es el municipio más afectado posiblemente porque se suma el efecto de las emisiones durante los períodos de calmas y las que trasladan de oeste a este los vientos dominantes. 2º) Los resultados sobre el riesgo relativo de morir de cáncer de estómago dentro 5 km de distancia de la instalación de Cementos Cosmos situada en Toral de los Vados, RR 1,83 (1,07-2,84), reflejan una incidencia media 80% más alta que en poblaciones no expuestas, siendo además resultados estadísticamente significativos. 3º) La cementera de Cosmos emite al aire sustancias muy peligrosas en cantidades muy altas”.

Finalmente, Palacios se dirige a la propia empresa Cementos Cosmos S.A. ―propiedad de la multinacional brasileña Votorantim―, a la que invita a abrir un proceso de transición que incluya las siguientes decisiones: 1) Que se comprometan a participar en el desarrollo de los proyectos actualmente en curso (Heliogen o Solpart) que persiguen la producción de cemento utilizando energía solar. 2) Que en tanto se ultima la tecnología (el proyecto francés Solpart tiene previsto construir una cementera que funcione con energía solar en España en 2025) se reduzca la fabricación de cemento en Toral de los Vados para reducir las emisiones y por consiguiente el impacto sobre la salud. 3) Cuando la tecnología basada en la energía solar concentrada mediante espejos solares esté lista que reconvierta la fabricación de cemento en Toral de los Vados utilizando esta tecnología, combinada si es necesario con la utilización de gas natural, que es un combustible con bajo nivel de emisiones peligrosas para la salud y bajo factor de emisión de carbono. 4) Que no incinere en la instalación residuos ya que estos incrementarán las emisiones peligrosas para la salud y el medio ambiente. 5) Que diversifique el negocio, construyendo parques solares para producir energía eléctrica, incluyendo los tejados de las poblaciones y los polígonos industriales, beneficiando a las familias que han venido sufriendo problemas de salud y mortalidad por causa de las emisiones de la cementera”.

El Colectivo de familias de Toral de los Vados, Bierzo Aire Limpio y todo el movimiento ecologista berciano hacen propias las conclusiones y recomendaciones del profesor Fernando Palacios, a quien expresamos nuestra gratitud y reconocimiento. Hacemos también un llamamiento a la conciencia y sensibilidad de toda la ciudadanía berciana, y en especial de las Administraciones local, comarcal y autonómica; de los grupos y partidos políticos, de los sindicatos y asociaciones empresariales; de todos los profesionales de la sanidad, en especial los de Atención Primaria de la zona; y a la propia empresa Votorantim.

Pedimos públicamente que estos datos y conclusiones sean estudiados, analizados y debatidos en los plenos municipales de todos los ayuntamientos del Bierzo, pero muy especialmente por razón de su mayor gravedad, en los de Toral de los Vados, Carracedelo y Cacabelos. Que se debata igualmente por los partidos políticos as los que pedimos de una vez por todas un pronunciamiento público contra la incineración de residuos y neumáticos en Cementos Cosmos. Que se incorpore por la Consejería de Fomento de Castilla y León al expediente actualmente en curso para conceder una licencia a Cosmos, rechazada por una gran parte de la población berciana.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *